domingo, 17 de marzo de 2019

Mis 20 discos favoritos (Especial 800 publicaciones)

Han pasado casi 9 años desde que comencé esta aventura llamada "Save Me From Myself", un lugar en el que mezclaba dos de mis pasiones: escribir y la música metal. Parecía una simbiosis perfecta para mí, aunque en algún momento me ha llegado a sobrepasar y junto a problemas personales causaron mi abandono a la página. También me ha aportado momentos muy gratificantes, con publicaciones que resultaron bastante exitosas y alguna sección que gustó a mis seguidores en su momento. Esa ha sido una de las razones de mi regreso, junto a mis ganas de volver a escribir y con ello "obligarme" a escuchar más discos para poder realizar mis críticas.
Escribo este artículo especial porque, como habéis visto en el título, esta supone la publicación número 800 y para celebrarlo he decidido hacer una entrada con mis 20 álbumes favoritos.
Será una lista totalmente subjetiva y en la que he creído oportuno no repetir banda para no hacerla repetitiva. Os encontraréis grupos consolidados que todos conoceréis y otros más desconocidos que podréis descubrir.
Sin más palabras, os dejo con mi lista de 20 discos favoritos:

1. Come Clarity de In Flames (2006). Los que me conocéis tendríais por seguro que este iba a estar en el número 1. In Flames son, posiblemente, mi grupo favorito y Come Clarity ha sido el disco con el que más he disfrutado desde el primer momento que lo escuché. Sigue siendo indispensable en mi coche sin importar los cientos de veces que haya resonado en mis oídos. Uno de los momentos que guardo con más cariño en mi memoria fue cuando los de Göteborg me lo firmaron en el Resurrection Fest 2015.

2. Mutter de Rammstein (2001). Rammstein es el grupo que más se adapta a mis gustos musicales y Mutter es un disco especial, ya que supuso un pequeño cambio en el estilo del sexteto alemán. Es posible que me gusten más las canciones del Reise Reise o el Rosenrot, pero Mutter siempre será en su conjunto, mi disco favorito de Rammstein.

3. Conspiracy de The Raven Age (2019). Como comentaba hace unos días, la música de The Raven Age ha creado un impacto brutal en mí la primera vez que les escuché. Poco han necesitado para convertirse en uno de mis grupos favoritos y por ello su recién estrenado Conspiracy ocupa el último escalón del podio. Darkness Will Rise podría estar en este lugar, pero finalmente me he decantado por este.

4. The Hymn of a Broken Man de Times of Grace (2011). El proyecto alternativo de Adam Dutkiewicz (Killswitch Engage) es para mi la perfección musical en todo su conjunto. Preciosas melodías, grandiosa labor vocal a cargo de Jesse Leach y mucho dolor expresado en unas extraordinarias letras.

5. Into Zero de Rise To Fall (2018). El último disco del grupo vasco ha sido un paso evolutivo más en sus carreras. Había pasado grandes ratos escuchando sus anteriores trabajos, convirtiéndoles en una de mis bandas favoritas, pero Into Zero ha sido su mejor álbum. Brutales riffs de guitarra perfectamente acompañados por una sólida batería, impresionantes melodías y letras inspiradoras colocan Into Zero en mi Top 5.

6. Mitos de Somas Cure (2015). Aunque casi todas las páginas y portales dedicados al género coinciden en señalar su reciente Éter como el mejor de sus álbumes, Mitos siempre será mi debilidad. Disco muy completo en el que los madrileños muestran perfectamente su distintivo sonido.

7. Take a Look in the Mirror de KoRn (2003). Poco conocía a KoRn cuando un muy buen amigo me dejó Take a Look in the Mirror, gracias al cual acabé de enamorarme de los californianos. Mi lado "nu-metalero" disfruta como un niño con este disco que colocó a KoRn en un lugar imprescindible en mi vida musical.

8. Ire de Parkway Drive (2015). Decisión que generará polémica entre los seguidores de los australianos. Ire fue muy criticado por suponer un cambio en el sonido de Parkway Drive, pero en mi caso fue todo lo contrario. Ire sirvió para que dedicara mucho más tiempo a escucharles hasta acabar por repasar toda su discografía.

9. Letters to Myself de Cyhra (2017). Formado por Jesper Stromblad (fundador de In Flames) y Jake E (ex-Amaranthe), el disco debut de Cyhra me conquistó desde el primer momento. Este excepcional trabajo me hace esperar con muchas ansias algo nuevo de ellos.

10. Misery Escape de The Sorrow (2012). Cierro el top 10 con una buena dosis de nostalgia. Lo último que pudimos escuchar del cuarteto austriaco fue Misery Escape. Con él, The Sorrow se despidió de nosotros por culpa de las dificultades que tiene intentar vivir de la música. Haciendo alusión directa a su nombre, una auténtica pena. Todavía se les echa de menos.

11. Chromium de Chromium (2011). Siguiendo con la nostalgia, es el turno del grupo más desconocido que os traigo hoy. Chromium fue un grupo sudafricano de metal alternativo que, entre otras joyas, nos dejo este disco homónimo con el que pasé grandes momentos. Unos años más tarde, su vocalista Jared Gunston me confirmaba que Chromium había dejado de existir.

12. Toxicity de System of a Down (2001). ¿Qué metalero de bien no se ha puesto a destrozar en alguna ocasión la canción "Chop Suey" a gritos"? Toxicity es mi disco favorito de la ya mítica banda de origen armenio. A diferencia de los dos grupos anteriores, siguen en activo tocando en directos, aunque tras más de 13 años sin publicar nada y dando falsas esperanzas, su cantante Serj Tankian ha afirmado que no esperan volver a juntarse en estudio.

13. Between Here & Lost de Love and Death (2013). Poco antes de su esperado regreso a KoRn, Brian "Head" Welch nos ofrecía este maravilloso disco. Con un sonido que mezcla elementos clásicos de KoRn con otros más industriales, Between Here & Lost mostraba una fusión casi perfecta a mis oídos.

14. Black Flame de Bury Tomorrow (2018). Los ingleses me habían cautivado con Earthbound en 2016 y Black Flame supuso una explosión auditiva. Podrían estar incluso más alto si no fuera por la mala producción que dañaba seriamente el sonido de las voces.

15. Veto de Heaven Shall Burn (2013). El disco más extremo de todos los que serán incluidos en esta clasificación. Es posible que no sea el mejor trabajo de los alemanes, pero es el que más he disfrutado. Hasta el último momento tuve dudas si incluir Veto o Wanderer, de 2016.

16. Blackbird de Alter Bridge (2007). Mark Tremonti es mi guitarrista favorito y en Blackbird ha dado buena muestra de la razón. Si encima añadimos al vocalista Myles Kennedy a la ecuación tendremos una grandiosa obra. Cualquiera de los cinco álbumes de la banda podrían estar aquí, pero Blackbird contiene muchas de mis canciones favoritas de Alter Bridge. La canción que da nombre al disco te sacará alguna lagrimilla con su dura letra mientras disfrutas de uno de los mejores solos del metal.

17. Confession de Ill Niño (2003). Ill Niño se encuentra sumergido en una dura guerra interna por el nombre de la banda tras la ruptura. Mezclando el nu-metal con ritmos latinos, ofrecieron varios discos de gran calidad, destacando sobre todos ellos Confession.

18. Nightmare de Avenged Sevenfold (2010). La muerte de Jimmy Sullivan supuso un cambio en el sonido de la banda y en mi caso fue un cambio gratificante. Nightmare contó con Mike Portnoy en la batería y es para mi la mejor obra del grupo americano hasta la fecha.

19. Black Waltz de Avatar (2012). La peculiar formación sueca nos regalaba en 2012 Black Waltz, un disco realmente interesante que me ha parecido maravilloso. La característica voz de Johannes Eckerstrom y el sonido "circus metal" hacen de Avatar algo único.

20. Vengeance Falls de Trivium (2013). Otra decisión polémica, esta vez para los fans más antiguos de Trivium, pero soy de los que siguen disfrutando con su nueva música. De entre todos sus trabajos me quedaría con Vengeance Falls, que cuenta con algunas de mis canciones favoritas del cuarteto estadounidense.

*. Sin número y fuera de la lista le dedicaré un pequeño espacio a Linkin Park. Con ellos empecé a escuchar metal, aunque acabaran alejándose mucho de ese género. Destacaría el Hybrid Theory, aunque podría hablar también del Meteora. Les dejo fuera del ranking porque tengo la sensación de que se acabaron mucho antes de lo que les correspondía. Siendo todavía muy jóvenes, perdieron el nivel alcanzado y nunca se recuperaron.

Cierro de esta forma la lista, recordando la subjetividad de la misma y aclarando que siempre escuché música contemporánea. Todos los discos de esta clasificación pertenecen al siglo XXI, ya que la mayoría de grupos que sigo han desarrollado su carrera a finales de los 90 o en este siglo.

Dejo por aquí la canción que da nombre al disco Come Clarity:

0 comentarios:

Publicar un comentario